Crossing the North of England

Cruzar el norte de Inglaterra

North East C2C 1

Kirstie Pelling, del Family Adventure Project, llevó a su familia en ruta de costa a costa, de Workington a Sunderland.

Ruta: Fuimos en bici de Workington a Sunderland, pasando por Cockermouth, Keswick, Penrith, Alston, Stanhope, Consett y Beamish. La C2C es una ruta muy estimulante de la ONG británica Sustrans que ofrece diferentes opciones. Incluye secciones fuera de carretera y la ruta, que está muy bien señalizada, sigue básicamente las rutas 71 y 7 de la National Cycle Network. Ver la ruta en Strava aquí

Distancia en millas: 140 millas

Nivel de dificultad: Moderado

Ruta obligada: Subir la colina Hartside y tomar un chocolate caliente en la cafetería de la cima.

C2C 2

En medio del Castlerigg Stone Circle, sin saber si ese sonido es el viento o el susurro de un druida, tengo la sensación de ser la única persona del planeta. Pero, entonces, uno de mis retoños me adelanta corriendo para llegar pronto a comer y me acuerdo de que no estoy precisamente sola sino que he salido en bici de aventura con la familia.


La ruta por donde vamos va serpenteante desde Workington, en la salvaje costa oeste de Cumbria, hasta la imponente coste este, en Sunderland, y nos conduce de los dulces pueblos del Distrito de los Lagos hasta los tristes muelles industriales de Sunderland. Puedes hacer esta ruta en un fin de semana largo, o puedes tomarte toda una semana, como hicimos mi familia y yo. De camino, paramos en Beamish para pasar todo un día: a los niños les encanta retroceder en el tiempo; además, se agradece hacer una parada después del camino recorrido. Al día siguiente continuamos, pero paramos un rato en Durham City para explorar el esplendor normando de la icónica catedral, cuya torre sobresale en el contorno de la ciudad.

C2C 3

Aunque nos tomamos nuestro tiempo, la ruta es un auténtico reto cuando tienes que remolcar a tres niños. Al final de cada día, todos necesitamos ciertos mimos; empezando con un baño caliente y una cama acogedora. Cuando estábamos preparando el viaje, imaginamos que iba a ser pedalear sin esfuerzo por caminos soleados con nuestra parada a medio camino. Pero, claro está, estamos en Inglaterra, y hay que hacer frente a todo tipo de elementos conocidos por el hombre. En cierto momento, nos vemos envueltos en la niebla. A pesar de nuestro cansancio y nuestras caras de malhumor, el personal de Premier Inn demuestra ser nuestros propios Ángeles del Norte. Nos dan bombones y almohadas blanditas, y nos preparan un desayuno caliente. Nos guardan las bicicletas y hacen la vista gorda ante una rabieta de nuestro hijo mayor en recepción.

Nuestro último día, hacemos las últimas millas por un agradable camino por la orilla del río Wear. La ruta acaba cerca de The Roker Lighthouse y una escultura de la letra C. Siendo una ruta de costa a costa, acabamos en el mar del Norte. Metemos los pies en el océano, como hicimos una semana antes. El agua no está tan fría. ¿Está más caliente o somos más valientes de lo que éramos, después de haber viajado de costa a costa, estar a punto de desfallecer en varias ocasiones y haber hecho frente a algún que otro contratiempo climatológico? Los niños se han portado como auténticos campeones y han dormido como angelitos. No recuerdo ningún momento en el que nuestros rostros tuvieron tan buen color.

Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software